Sunday 22nd of October 2017

news blog logo
news menu leftnews menu right
Portal Biblioteca Digital Economía Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2015, No. 38
Left direction
Dale 60 minutos al Mundo
Dale 60 minutos al Mundo Terra e Nova luego de haber promovido desde ésta revista informativa, como múltiples instituciones en nuestro planeta, la campaña mundial "La Hora del Mundo", hemos tomado la decisión institucional de mantener en nuestras páginas el logo oficial de la campaña por un plazo indefinido. Así mismo difundir información relativa a despertar una conciencia que acompañe el desarrollo con la...
Right direction
Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2015, No. 38 PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Fundación Milenio   
Martes 28 de Febrero de 2017 14:43

Informe de Milenio sobre la Economía

Bajar Informe Milenio Economía 2015: clic aquí


El rasgo central del desempeño de la economía boliviana durante el 2015, estuvo en los efectos de la finalización del super ciclo de precios de las materias primas, que se expresó en la caída, por cuarto año consecutivo, de los precios de los productos de exportación. El auge de los precios había comenzado tenuemente entre el 2004 y 2005 y cobró impulso desde el 2006. Como nunca antes había acontecido el aumento en el precio de las materias primas superó en intensidad y extensión a las coyunturas similares de los años veinte y setenta del siglo xx. Los precios de las materias primas que exporta Bolivia llegaron a niveles históricamente altos que nunca antes se habían alcanzado. Aún en 2015, con precios a la baja, estos fueron superiores en relación a los vigentes hasta el 2002.

El efecto de este aumento fue la multiplicación en varias veces de las exportaciones y de los ingresos fiscales. La economía nacional se benefició principalmente del contrato de venta de gas al Brasil que gobiernos anteriores trabajaron durante casi 25 años, y que se concretó a partir de 1999, y de las reservas de gas natural descubiertas en la segunda mitad de los años ’90 y en los primeros años de la década de los años 2000, factores que permitieron el cumplimiento de los niveles de exportación acordados con el Brasil. Asimismo, emprendimientos en la minería fundamentalmente San Cristóbal, una moderna operación minera a cielo abierto, gestado en la década de 1990, y San Bartolomé, que produce lingotes de plata a partir de la utilización de los desmontes y desechos que se encuentran en las laderas del Cerro Rico de Potosí, impulsado a partir de los años 2000, también permitieron disponer de una base productiva que se aprovechó con el auge de los precios externos.

Entonces las cuentas externas y fiscales estructuralmente deficitarias, cambiaron de signo desde el 2006 y la característica central fueron los superávit gemelos externos y fiscales. Empero desde el 2014, y principalmente en el 2015, la situación se ha modificado y los registros nuevamente son negativos.

Parecería que de pronto se acabó el sueño del permanente incremento de los precios externos, del aumento constante de los gastos y no solamente que regresamos a una realidad diferente, sino que posiblemente enfrentamos una crisis productiva en los sectores que impulsaron el auge, es decir el petrolero y el minero. Las reservas y la producción de los principales campos productores del principal producto de exportación, el gas natural, han disminuido, y la producción minera de la misma forma. No se realizaron inversiones exploratorias para encontrar nuevos yacimientos mineros y las que se realizaban quedaron paralizadas.

En este escenario las preguntas son ¿cuál fue el destino de los excedentes petroleros y mineros, la inversión o el consumo?, ¿se “sembró el gas” para tener hoy una economía diversificada y cada vez menos dependiente de los recursos naturales no renovables?, o ¿se habrá repetido la historia de los auges pasados, es decir no se asignó adecuadamente los recursos generados por las exportaciones y se privilegió el consumo y la inversión en proyectos de dudosa rentabilidad y sostenibilidad? Estas son algunas de las preguntas que se deberán responder en una perspectiva de largo plazo, que supera el contenido de este informe de coyuntura.

Durante el 2015, la economía mundial creció, empero las economías avanzadas lo hicieron débilmente. La economía estadounidense fue la que mejor desempeño tuvo en relación a la Zona de Euro, que se mantuvo casi estancada, mientras que China continuó desacelerándose, en un contexto de abundantes estímulos para amortiguar el descenso de la actividad económica e India mantuvo el ritmo de crecimiento del 2014. A mediados de diciembre del 2015, la Reserva Federal, luego de varios anuncios, subió las tasas de interés, pero con escaso o ningún impacto en las operaciones especulativas de las bolsas de valores.

La economía boliviana en el 2015 creció, empero por segundo año consecutivo se desaceleró. La retracción de los sectores petrolero y minero expresa el surgimiento de una crisis productiva que podría tener, de persistir, consecuencias negativas insospechadas. La inversión, impulsada fundamentalmente por la pública, frente a la contracción de la privada nacional y extranjera, ha permitido mantener el coeficiente de inversión al mismo nivel que el 2014. Sin embargo, queda por examinar la eficiencia de la inversión pública.

El sector petrolero experimentó disminuciones en la producción de gas natural y de líquidos, la información disponible solamente a junio del 2015 así lo muestra, y también en los precios de venta del gas natural al Brasil, principal destino de la producción nacional, y Argentina, además de una labor exploratoria muy débil y un nivel de reservas probadas de gas cuantificadas al 2013. La relación entre las reservas probadas, estimadas para el 2013, y la producción bruta registrada entre enero y junio del 2014, llegó a 12,5 años. Estos hechos constituyen otra expresión de la proximidad de una crisis productiva en este sector.

Otra expresión de la situación petrolera complicada es que si hasta el 2012 los campos de San Alberto y Sábalo fueron de mayor incidencia en el crecimiento de la producción, desde el 2013, el campo Margarita/Huacaya, complementado por los yacimientos de San Alberto y Sábalo, se convierte en la vena principal que alimenta la producción de gas. En ese sentido, es fundamental impulsar la inversión exploratoria para aumentar el nivel de reservas, tomado en cuenta la posibilidad de un nuevo contrato de venta al Brasil a partir del 2020, ya que el vigente termina un año antes, y el aumento constante del consumo interno.

La actividad minera registró una contracción en producción mayor al decremento del PIB minero, de la misma manera que en las cotizaciones, que continúan cayendo “suavemente” desde el 2011. Los productores de la minería pequeña y cooperativistas, con la finalidad de mantener sus ingresos, respondieron aumentando sus volúmenes de producción, inclusive el 2014, en base a la explotación selectiva de sus yacimientos. Empero, en el 2015 la estrategia se agotó, en razón a que compensar las disminuciones de precios sin inversiones que amplíen la capacidad productiva e introduzcan innovaciones tecnológicas en la extracción y beneficio del mineral no es sostenible, cuando la caída de los precios no es transitoria, sino permanente.

Por otra parte, la contracción en los precios y en la producción ha inducido modificaciones en la estructura industrial, ya que la minería chica y las cooperativas redujeron su aporte a la producción total y ha recobrado protagonismo la minería grande. Asimismo, nuevamente, como otra expresión de la crisis minera, el valor mayoritario de la producción se concentra en tres minerales, zinc, plata y estaño. Este grado de concentración significa regresar a la dependencia de pocos minerales como en el siglo xx.

El sector agropecuario en la gestión 2015 tuvo un desempeño más regular en comparación al 2014 debido a que su crecimiento fue mayor respecto a la gestión pasada, pese a los impactos negativos de “El Niño”. Entre 2014-2015 y en comparación al 2013-2014, aumentó la superficie cultivada en cerca del 4 por ciento, principalmente en dos productos el sorgo en grano y el maíz en grano. La producción agrícola subió en cereales, maíz en grano y trigo y caña de azúcar, empero disminuyó la producción de soya y girasol. En el caso de la soya, principal cultivo en el departamento de Santa Cruz, la contracción se debe al agotamiento de las tierras tradicionales, a los efectos climáticos, como la sequía, y por la disminución en el rendimiento por hectárea.

En el sector externo, la caída generalizada de los precios de los productos básicos que exporta Bolivia, fue acompañada por la disminución de los flujos de capitales y financieros. La balanza de pagos global registró un déficit igual al 2,3 por ciento del pib, incluyendo la cuenta corriente, de capitales y financiera, luego de 11 años de superávit continuos, determinando una pérdida de reservas internacionales. La deuda externa pública ha seguido creciendo, como un mecanismo de compensación de la caída de ingresos. El Banco Central de Bolivia (bcb) ha mantenido el tipo de cambio fijo para evitar una reversión de la bolivianización del sistema financiero. Si bien existen reservas para mantener esta política, de continuar el ritmo de pérdida de rin observado en 2015, está política no es sostenible en el mediano plazo.

El déficit en la balanza de pagos global se explica por el saldo negativo de la cuenta corriente, que a su vez se debe al déficit de la balanza comercial, que alcanzó el 6,7 por ciento del pib, mientras que la cuenta de capitales y financiera registró un déficit del 2,2 por ciento del pib.

El déficit global de la balanza de pagos en el 2015 se financió con una pérdida de reservas internacionales netas de us$ 1.643,2 millones y, en menor medida, con un alivio de deuda por us$149,3 millones obtenida por el país dentro de las iniciativas hipc (Highly Indebted Poor Countris) y mdri (Multilateral Debt Relief Initiativ).

Otros aspectos importantes fueron la reducción de las remesas al exterior, provenientes de las utilidades de las empresas extranjeras, y el incremento del pago de intereses de la deuda externa, en razón a que, como se recordará, el país colocó bonos de deuda pública en el exterior. También se debe mencionar el incremento de las remesas que envían los bolivianos que trabajan en el extranjero, sin las cuales los resultados de las cuentas externas serían desastrosos.

En el 2015 la caída de las exportaciones no solamente se debe a las disminuciones de los precios, sino también a la contracción en los volúmenes exportados, de manera que los efectos precio y cantidad negativos determinaron los resultados negativos de la balanza comercial.

Sin tomar en cuenta la partida de errores y omisiones, el saldo de la cuenta de capitales y financiera registró un déficit mayor a los us$ 700 millones. Los menores ingresos por concepto de inversión extranjera directa, el aumento de la salida neta de capitales y de los flujos netos de deuda pública, explican dicho déficit.

Como se afirmó anteriormente, las reservas internacionales netas en el 2015, bajaron en us$ 2.066,9 millones, revirtiéndose, de este modo, los continuos superávits. El nivel de reservas a fines de 2015 llegó a us$ 13.055,9 millones, equivalente a 39,9 por ciento del pib y a 16 meses de importaciones. Disponer de un nivel alto de reservas internacionales es un factor clave para mantener la política de tipo de cambio fijo que implementa el bcb. Por lo que, de continuar en el futuro la pérdida de reservas al ritmo observado en 2015, en un plazo no muy largo estas podrían agotarse, lo que obligaría al bcb a modificar su política cambiaria.

En cuanto al saldo de la deuda externa pública total en el 2015 subió en us$ 604,6 millones, llegándose a un total de us$ 6.340,8 millones a diciembre del 2015. El aumento se debe al incremento de la deuda con los organismos multilaterales de crédito. Es importante tener en cuenta que la deuda externa constituye otro de los elementos decisivos para mantener la actual política cambiaria y de gasto interno. El gobierno puede compensar el menor nivel de ingresos externos con mayores flujos de endeudamiento externo, lo que evitaría la pérdida de reservas y permitiría prolongar la política de tipo de cambio fijo. Es necesario un manejo prudente del endeudamiento externo del gobierno, con el objetivo de evitar a futuro potenciales crisis de endeudamiento.

Uno de los aspectos mas discutibles en cuanto a las orientaciones de la política económica es, sin duda, la gestión del tipo de cambio respecto al dólar de ee.uu., que se mantuvo fijo desde el 2010. La inflación interna y las depreciaciones cambiarias de los principales socios comerciales del país, ocasionaron que el tipo de cambio real multilateral se aprecie en 8,4 por ciento el 2015, de manera que la apreciación acumulada en los últimos 5 años llega a 32,6 por ciento. Esta gran apreciación reduce la competitividad a los sectores productores de bienes transables.

Luego de ocho años se continuos superávit en las finanzas públicas el saldo del Sector Público No Financiero (spnf) fue negativo en el 2014 y 2015, marcando 3,4 por ciento y 6,9 por ciento del pib respectivamente. Fue el déficit del Gobierno General, 4,5 por ciento del pib, el factor de mayor incidencia en el déficit global. Las empresas públicas generaron también un déficit de 2,4 por ciento del pib, estas operan con déficit desde el 2012 y lo preocupante es el crecimiento exponencial de este déficit. El déficit del spnf de la gestión 2015, fue financiado por el crédito externo en una proporción del 24,3 por ciento y por el crédito interno el 75,7 por ciento.

El resultado negativo se explica por la reducción de los ingresos provenientes de los hidrocarburos, ya que los mismos representan el 43 por ciento del total de las recaudaciones tributarias, además del constante incremento del gasto público, tanto de los sueldos, salarios y compra de bienes y servicios, como también del gasto de inversión.

En el examen de las cuentas monetarias es importante precisar que en el auge de precios de las materias primas se registraban superávit importantes en la balanza comercial que determinaban cuentas positivas en la balanza de pagos que a vez aumentaban las rin. La expansión de las exportaciones incrementaban los ingresos del sector público que se depositaban en el Banco Central que, a su vez, subían inmediatamente las reservas internacionales. En la medida en que el gobierno gastaba estos mayores recursos se incrementaba la cantidad de dinero en la economía. Asimismo, los exportadores privados al cambiar sus divisas en moneda nacional para cubrir sus costos, también aportaban al aumento de las rin y a la cantidad de dinero circulando. A partir del descenso en las cotizaciones de las materias primas el proceso explicado anteriormente se revierte. Con ingresos reducidos los exportadores privados deben ajustar sus gastos corrientes y de inversión, y en el sector público deberá ocurrir lo propio, especialmente sí la caída de precios es permanente. Sin embargo, la política económica que se implementa es anti-cíclica.

Entonces la discusión es si la política anti-cíclica es correcta y sostenible en el tiempo: Sería correcta en un contexto de baja transitoria de los precios externos, empero si la baja es permanente emergen dudas respecto a su efectividad y sostenibilidad.

Como ya se afirmó anteriormente las rin cayeron durante el 2015 a un ritmo de us$ 145 millones mensuales. Los factores de mayor incidencia en esta situación fueron los menores ingresos de divisas de ypfb y los retiros en efectivo que realizó el sistema financiero.

El Crédito Neto al Sector Público No Financiero (spnf) subió el 2015 en us$ 2.312 millones. El crédito bruto del bcb al spnf se incrementó en us$ 752,5 millones: us$ 83,3 millones al Gobierno Central y us$ 669,3 millones a las empresas públicas. Sin embargo, lo relevante está en los retiros que el spnf realizó de sus cuentas en el bcb, que se originaron en la acumulación de recursos en anteriores gestiones. Estos retiros fueron utilizados para financiar sus egresos. Además de los recursos que el bcb prestó a las empresas estatales se desembolsó un crédito al Tesoro General de la Nación para la construcción del teleférico en las ciudades de La Paz y El Alto, y un préstamo de Bs. 3.180 millones para la constitución de un fideicomiso que facilite el acceso de los gobiernos departamentales a recursos que pueden emplearse como contraparte en proyectos de inversión pública.

Como se observa en el comportamiento de las operaciones de mercado abierto del bcb, el 2015 la política monetaria fue ampliamente expansiva, ya que redujo las colocaciones de instrumentos de regulación monetaria marcadamente. El bcb incrementó la cantidad de dinero reduciendo la cantidad de títulos que colocó en el mercado, lo que hizo que los vencimientos superaran a las colocaciones.

La tasa de inflación se ha mantenido baja y con tendencia negativa en el 2015, debido a que solamente fue de 2,95 por ciento, cifra que podría brindar evidencia de que la inflación no ha sido afectada por la mayor cantidad de dinero en la economía. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que también la inflación está influida por los precios de los bienes importados. Estos bajaron por la depreciación cambiaria en los países vecinos y la política de tipo de cambio fijo en Bolivia, lo que constituyó en un factor relevante para reducir las presiones inflacionarias. La baja inflación también se debe a los incrementos en la oferta de productos agrícolas, particularmente de aquellos que se consumen en la canasta básica.

Este patrón, sobre el que hemos llamado la atención en anteriores informes, puede provocar un problema estructural en el mediano y largo plazo, debido a que cuando se utiliza la oferta extranjera como elemento de control interno de los precios, profundiza las rigideces de oferta de la industria nacional, a partir de la reducción de los precios relativos de las importaciones, y por las intervenciones puntuales en las cadenas productivas (como es el caso de la leche) y el incremento continuo de los costos de producción, en particular del laboral.

El 2015 en sistema financiero no experimentó desbalances importantes, aún en el contexto de menor crecimiento, sin embargo, existen algunas señales preocupantes. Se registró una desaceleración en el aumento de la cartera, en los ingresos por cartera y las utilidades y la rentabilidad bajaron. Debe tomarse en cuenta que a partir del 2012 se cobra al sistema financiero una alícuota adicional, 12,5 por ciento, al Impuesto a las Utilidades de las Empresas (iue) a las entidades financieras que obtengan una rentabilidad mayor al 13 por ciento y durante la gestión que se examina los bancos y fondos financieros privados superaron el 14 por ciento. Dentro del sistema financiero los bancos continuaron como el componente más importante debido a que concentran un poco más del 82 por ciento de los activos del sistema.

Por otra parte, la “bolivianización” mantuvo su tendencia en 2015 con la cartera en moneda nacional que alcanzó el 95,2 por ciento del total, de la misma forma los depósitos en Bolivianos representaron el 82,8 por ciento, sin embargo, se advierte una desaceleración en su crecimiento que podría explicarse, en parte, por la preferencia del público por dólares como precaución ante cualquier eventualidad.

A diciembre del 2015 las captaciones mantuvieron su ritmo de crecimiento con un 19,0 por ciento en 2015 respecto a 2014 alcanzando us$ 19.211,1 millones. La cartera también aumentó registrándose una cartera total de us$ 13.034,6 millones El sector con la mayor proporción de la cartera fue el de servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler representando el 25,9 por ciento del total desplazando de esta forma, por primera vez en más de 5 años, al comercio como el principal destino del crédito bancario.

Respecto al incremento salarial que el 2015 fue del 8,5 por ciento para la masa salarial del sector público, mientras que las empresas estatales fueron liberadas de la aplicación del decreto. Asimismo el salario mínimo aumento en 15 por ciento que implicó un nuevo monto de Bs. 1.656. El incremento porcentual, como aconteció en gestiones pasadas, es superior a la tasa de inflación, de manera que la política salarial se orienta más que a la compensación por pérdida del poder adquisitivo a enfrentar el problema de la desigualdad.

Finalmente, en cuanto al desempleo, la información disponible al 2014 muestra que la tasa de desempleo urbana marcó 3,5 por ciento, mientras que el 2013 fue de 3,2 por ciento. En este aspecto debe considerarse que la elevada proporción del sector informal en la generación de empleo, es decir de una alta proporción de “cuenta propias”, podría explicar el bajo nivel del desempleo.

Última actualización el Martes 28 de Febrero de 2017 15:46
 

Pizarra

Vínculos auspiciados:
Banner
free counters
Banner
JoomlaCode
La facilidad en el desarrollo y distribución del código. Visítanos!
Joomla!
Se trata de un proyecto CMS de código abierto, el más popular y el más difundido. Infórmate!
Joomla! Extensions
Componenetes, módulos, "Plugins" y lenguajes. Búscalos!


Flash Noticioso

Zapata dice que al único ministro que conoce es a Quintana

Sigue el escandalo gebernamental

La ex-pareja del Presidente Evo Morales dice que "al único ministro que conozco es a Juan Ramón Quintana. Yo ingresaba a las oficinas (de Gestión Social) con el aval de él"."Yo no conozco al Ministro de Gobierno, nunca lo he visto en mi vida al Ministro de Gobierno", dijo Zapata en una entrevista telefónica con ANF.


Powered by Joomla!. Valid XHTML and CSS.